Restaurante

Restaurante Espanhol Sorocaba | Comida Espanhola Sorocaba



Restaurante Espanhol Sorocaba | Comida Espanhola Sorocaba



Restaurante Espanhol Sorocaba | Comida Espanhola Sorocaba



Restaurante Espanhol Sorocaba | Comida Espanhola Sorocaba



Telefones: (15) 3358.0026 / -

Facebook
Notícias

RSS Feed - Notícias - Mantenha-se Informado


22/02 - Ensalada de lechuga con escabeche, piquillos y alcaparras con salsa de eneldo
Cuando preparé el otro día las albóndigas de salmón con salsa de eneldo, me sobró un poco de salsa y pensé que sería estupenda para aliñar una ensalada. Como el resultado me gustó mucho, he vuelto a preparar más salsa, pero ya hecha ex profeso para esta ensalada de lechuga con escabeche, piquillos y alcaparras con salsa de eneldo que apetece ahora que ha vuelto el calorcito y el buen tiempo. Además he usado un surtido de tomates cherry de muchos colores que me gusta mucho porque además del colorido que le aporta a las ensaladas, cada tomate tiene su sabor peculiar y es divertido encontrarse los diferentes sabores según vayas pinchando en uno o en otro. En Directo al Paladar Albóndigas de salmón noruego en salsa de eneldo, receta ligera Ingredientes Para 4 personas Lechugas mezcladas Tomate cherry 12 Pimientos del piquillo 4 Bonito del Norte en conserva 2 tacos Alcaparras 1 cucharadita Eneldo fresco al gusto Mayonesa 2 cucharadas soperas Agua 1 cucharada sopera Zumo de limón 1/2 cucharada sopera Cómo hacer ensalada de lechuga con escabeche, piquillos y alcaparras con salsa de eneldo Dificultad: Fácil Tiempo total 10 m Elaboración 10 m Comenzamos lavando bien la lechuga y escurriéndola que es algo muy importante para que las ensaladas estén crujientes. Si tenéis una centrifugadora de verduras es el momento de usarla. Además vamos cortando los tomates por la mitad. Colocamos las hojas de lechuga en la fuente y sobre ellas disponemos las mitades de tomate cherry procurando separar las que tengan igual color para que queden así más repartidos. Sacamos las alcaparras y las repartimos en la ensalada. Pasamos los pimientos del piquillo por la sartén y después los cortamos en tiras finas, colocándolos desordenadamente sobre la ensalada para dar más colorido. Abrimos una buena lata de bonito en escabeche y sacamos uno o dos tacos y los dividimos en trozos hermosos colocándolos en los huecos. Preparamos la salsa de eneldo mezclando bien los ingredientes y batiéndolos un minuto con las varillas. Una vez preparada, dejamos caer unas gotas de forma anárquica por la ensalada cubriendo algunas zonas y dejando otras sin cubrir. Servimos el resto de la salsa, unos tomates y más alcaparras en pequeños cuencos para que los que quieran añadan más aliño. Espolvoreamos con los pelitos de las hojas de eneldo muy picados para decorar. Con qué acompañar la ensalada de lechuga con escabeche, piquillos y alcaparras con salsa de eneldo Esta ensalada ligera de lechuga, tomate, bonito en escabeche y pimientos del piquillo, con alcaparras y salsa de eneldo es muy refrescante por lo que resulta perfecta para servir como entrante con un plato fuerte como un pollo asado -la receta de mi abuela os va a encantar- o una carne guisada como el jarrete a la andaluza, por poner algún ejemplo. También te recomendamos Ensalada cremosa de pepino: receta ligera y refrescante Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Ensalada de maíz fresco salteado y pollo: receta saludable - La noticia Ensalada de lechuga con escabeche, piquillos y alcaparras con salsa de eneldo fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Pakus .
Veja Mais

22/02 - Cómo hacer castagnole, los buñuelos italianos: receta de Carnaval
Ya es época de Carnaval, y eso quiere decir que es el momento en que me animo a cocinar dulces fritos en casa. No es que normalmente no me gusten -me chiflan-, pero las frituras en mi mini apartamento son algo apartosas y me suele dar mucha pereza, pero no me puedo resistir cuando llegan estas fiestas. En esta ocasión me he animado con otros dulces italianos, los castagnole, siguiendo la receta de una bloguera que domina como nadie las recetas de Carnaval. Como la misma María comenta, a pesar de que estas pequeñas delicias parecen buñuelos, en realidad al hincarles el diente recuerdan más a las rosquillas fritas, incluso ligeramente a los dónuts caseros. Son muy fáciles de preparar y os recomiendo doblar las cantidades, ya que se devoran en un suspiro y aguantan muy bien un par de días si se guardan bien. Son típicos de la zona de Emilia Romagna y su nombre al parecer viene de la forma que tienen, que recuerda a las castañas. En Directo al Paladar Berlinesas rellenas fáciles. Receta de Berliner o Krapfen de Carnaval Ingredientes Para 20 unidades Azúcar 30 g Mantequilla sin sal a temperatura ambiente 30 g Anís dulce 15 ml Ralladura de limón 0.5 Huevo L 1 Harina de repostería 150 g Levadura química 5 g Sal una pizca Aceite de oliva virgen extra para freír Azúcar para rebozar Azúcar glasé para rebozar Cómo hacer castagnole de Carnaval Dificultad: Media Tiempo total Colocar en un recipiente el azúcar con la mantequilla troceada, el anís, la ralladura de medio limón previamente lavado y el huevo. Batir con unas varillas hasta tener una mezcla sin grumos. Incorporar la harina con la levadura química y la pizca de sal, y trabajar todo muy bien hasta tener una masa homogénea, maleable y suave, no pegajosa ni seca. Tomar porciones de más o menos el mismo tamaño y formar bolitas con las manos. Nos las podemos engrasar ligeramente si se pegaran. Colocar los castagnole formados en una bandeja. Calentar abundante aceite de oliva o de girasol hasta alcanzar una temperatura de entre 160ºC y 180ºC y freír hasta que estén bien dorados. No llenar demasiado el espacio, hacerlo por tandas. Colocar los castagnole fritos sobre papel de cocina y después rebozar en una mezcla de azúcar granulado y azúcar glasé. Con qué acompañar los castagnole Es imposible no probar inmediatamente uno de estos deliciosos castagnole italianos de Carnaval cuando todavía están calientes. Son un bocado delicioso acompañados de chocolate a la taza o licor dulce, perfectos para el desayuno o la merienda. También te recomendamos Quarkinis o buñuelos de queso quark. Receta de Carnaval Tortillas de calabaza. Receta de postre canario para Carnaval Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar - La noticia Cómo hacer castagnole, los buñuelos italianos: receta de Carnaval fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Liliana Fuchs .
Veja Mais

22/02 - Pastel vegano de chocolate y naranja: receta para disfrutar de una suculenta merienda
Tenía ganas de probar un dulce vegano y saber si el sabor difiere mucho de los que habitualmente preparo. Tengo que decir que esta receta de pastel vegano de chocolate y naranja que encontré en el blog de Iosune me ha gustado mucho, sobre todo el bizcocho. Parece mentira lo mucho que estamos acostumbrados al sabor del azúcar. Aparentemente esta tarta lleva los mismos ingredientes que un pastel de chocolate no vegano, pero al probarla enseguida puede percibirse que no lo son. Es un sabor diferente y no me costará demasiado volver a repetir esta receta. En Directo al Paladar ¿Son los aguacates, los kiwis o las almendras veganos? La BBC asegura que de ninguna manera Ingredientes Para 6 personas Semillas de lino 2 cucharadas (para el bizcocho) Agua 6 cucharadas (para el bizcocho) Harina de garbanzo (para el bizcocho) 100 g Harina de avena (para el bizcocho) 100 g Cacao en polvo (para el bizcocho) 50 g Azúcar moreno (para el bizcocho) 50 g Bicarbonato sódico 1 cucharadita (para el bizcocho) Levadura química 1 cucharadita (para el bizcocho) Sirope de ágave 1/2 taza (para el bizcocho) Zumo de naranja (para el bizcocho) 250 ml Aceite (para el bizcocho) 50 ml Mermelada de naranja 1 cucharada (para el bizcocho) Agua (para el frosting) 125 ml Dátiles (para el frosting) 200 g Cacao en polvo sin azúcar 2 cucharadas (para el frosting) Zumo de naranja 4 cucharadas (para el frosting) Mermelada de naranja 1 cucharada (para el frosting) Cómo hacer pastel vegano de chocolate y naranja Dificultad: Fácil Tiempo total 45 m Elaboración 45 m Empezamos precalentando el horno a 180ºC. Preparamos el bizcocho, en una batidora o robot de cocina echamos las dos cucharadas de semillas de lino y las seis cucharadas de agua y los batimos. Reservamos. En un bol ponemos todos los ingredientes secos (la harina de garbanzo, la harina de avena, el cacao, el azúcar moreno, el bicarbonato y la levadura) y los mezclamos. En otro bol añadimos los ingredientes húmedos (la mezcla de lino y agua, el sirope de agave, el zumo de naranja, el aceite y la mermelada de naranja), los mezclamos y añadimos los ingredientes secos. Mezclamos con ayuda de unas varillas o de una espátula hasta que se hayan integrado completamente. Echamos la mezcla en el molde forrado con papel de hornear y lo cocemos unos 35 minutos o hasta que pinchando con un palillo este salga limpio. Lo sacamos, lo dejamos enfriar y lo desmoldamos. Hacemos el frosting, añadimos todos los ingredientes en una batidora o robot de cocina y batimos hasta que estén bien integrados. Cuando el bizcocho esté totalmente frío podemos echar el frosting por encima y lo repartimos con una cuchara o una espátula. Con qué acompañar el pastel vegano de chocolate y naranja Como con cualquier bizcocho, os recomiendo guardar este pastel vegano de chocolate y naranja en un recipiente hermético, para que no se endurezca. Creo que la próxima vez que lo haga en lugar del frosting de chocolate le pondré una capa de chocolate, la combinación de chocolate y naranja me entusiasma. Acompañad este pastel con una taza de chocolate, de café o de té, conseguiréis una merienda de cine. También te recomendamos Boniato y lombarda al horno con granada y salsa de miso: receta vegana para reenamorarse de las verduras Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Noodles o fideos asiáticos con tallo de brócoli, cúrcuma y cebolleta fresca: receta lista en 20 minutos (sin casi cocinar) - La noticia Pastel vegano de chocolate y naranja: receta para disfrutar de una suculenta merienda fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Maria Jose .
Veja Mais

22/02 - Bizcocho de ciruelas rojas. Receta
Hay días que apetece tomarse un té o chocolate a media tarde y claro, si es acompañado de algo dulce como este bizcocho de ciruelas rojas, mejor que mejor. Es muy sencillo de hacer y nos sirve para aprovechar y tomar ciruelas de una forma diferente. Podemos sustituir la fruta por cualquier otra que nos guste sin mayor problema. Sólo hay que tener cuidado de que no sea muy jugosa para que el agua de ésta no añada líquido extra a la masa. Incluso podemos picar algún trozo de la fruta que elijamos para mezclar con la masa. En Directo al Paladar Pastel de zanahorias y nueces, receta para una merienda especial Ingredientes Para 6 personas Ciruelas rojas 3 Mantequilla en punto pomada 100 g Azúcar glasé 100 g Huevo L 2 Harina de repostería 175 g Levadura química 1 cucharadita Licor de naranja 15 ml Ralladura de naranja 1 Zumo de naranja 60 ml Azúcar moreno Cómo hacer bizcocho de ciruelas rojas Dificultad: Fácil Tiempo total 1 h Elaboración 20 m Cocción 40 m Precalentamos el horno a 170º con calor arriba abajo. Engrasamos y enharinamos un molde de 18 cm como máximo. En un cuenco batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremosa. Agregamos los huevos uno a uno sin dejar de batir, la ralladura de naranja, el licor y el zumo. Echamos la harina tamizada con el impulsor, mezclamos perfectamente y vertemos la masa en el molde. Repartimos por la superficie las ciruelas en gajos, previamente lavadas y secas. Espolvoreamos con azúcar moreno y horneamos durante unos 40 minutos, o hasta que el bizcocho esté en su punto. Sacamos del horno el bizcocho de ciruelas rojas, **dejamos que repose en el molde unos 10 minutos. Desmoldamos y pasamos a una rejilla para que enfríe. Una vez frío servimos acompañado de nata ácida si se desea. Con qué acompañar el bizcocho de ciruelas rojas Este bizcocho de ciruelas rojas es perfecto para tomar en los desayunos o como postre. Especialmente me gusta contrastarlo con nata o crema ácida, ya que según sean de dulces las ciruelas podemos obtener diferentes resultados. Incluso si lo hacemos en época de calor, con helado de vainilla está delicioso. Probad diferentes formas hasta que encontréis la que más os convenza. También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Bizcocho de piña con crema de queso y chocolate: no dejes escapar esta jugosa receta Revoluciona tus desayunos con esta receta de bundt cake de plátano y nueces. ¡Te encantará! - La noticia Bizcocho de ciruelas rojas. Receta fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Unodedos .
Veja Mais

22/02 - Receta clásica de porrusalda de bacalao: el plato de cuchara que siempre triunfa
La gastronomía tradicional nos regala platos atemporales muy humildes pero tremendamente sabrosos y reconfortantes, como la popular porrusalda, típica de la cocina vasca y hoy extendida a muchas otras regiones de España. Literalmente es un "caldo de puerros" que suele llevar patata y que, según la zona o costumbre, puede incorporar también bacalao y otras verduras, incluso productos del cerdo. A mí me encanta la porrusalda porque da al puerro todo el protagonismo de un plato de cuchara que sienta bien todo el año, aunque hay que reconocer que se disfruta mucho más en los meses fríos. De cara a Cuaresma y Semana Santa podemos recuperarla en su versión con bacalao, y si tenemos comensales picajosos en casa os aconsejo probar a convertirla en crema o puré: siempre es una delicia. En Directo al Paladar Crema de puerros, patata y pera al azafrán. Receta También llamada purrusalda en algunos lugares, este plato sigue siendo uno de los más conocidos de la gastronomía vasca, pero que hace tiempo conquistó las cocinas de todo el país, con sus variantes. Podemos jugar con las proporciones de los ingredientes o sumar otras hortalizas para darle más color y sabor. La zanahoria y la calabaza son buenas opciones para romper la monotonía cromática y darle un punto más dulzón. La consistencia final también podemos ajustarla al gusto, dejando un caldo más limpio o aplastando o triturando parte de las patatas para tener un plato de cuchara más espeso. Si utilizamos caldo casero -de verduras, pescado o pollo, si no usamos bacalao- conseguiremos, obviamente, un plato con muchísimo más sabor y aroma. Es de esos platos que casi cada familia tiene en su recetario particular con su toque especial. Ingredientes Para 4 personas Puerro (unas 2-3 unidades hermosas) 300 g Cebolla 1 Patata 300 g Zanahoria o un pedazo de calabaza 2 Bacalao desalado o fresco 250 g Caldo de verduras o pescado o pollo (cantidad aproximada) 1 l Perejil fresco (opcional) Aceite de oliva virgen extra Sal Cómo hacer porrusalda Dificultad: Fácil Tiempo total 50 m Elaboración 10 m Cocción 40 m Lavar muy bien las zanahorias, las patatas y los puerros, separando la parte más verde y reservándola para otra preparación. Cortar en piezas de 1-2 centímetros, al gusto. Picar muy fina la cebolla, pelar las patatas y las zanahorias, y cortar estas en rodajas o medias lunas. Calentar algunas cucharadas de aceite de oliva en una olla o cazuela y pochar la cebolla con una pizca de sal, hasta que esté tierna. Incorporar el puerro y rehogar bien un par de minutos. Añadir las zanahorias y las patatas cascadas, sazonar y cubrir con el caldo. Podemos no echarlo todo de golpe para corregir el punto de líquido al gusto hacia el final. Llevar a ebullición, bajar el fuego y cocer hasta que las patatas estén cocinadas, unos 25 minutos. Añadir el bacalao limpio en piezas de un bocado y cocinar el conjunto unos pocos minutos más, echando un poco de perejil fresco bien picado si se desea. Con qué acompañar la porrusalda Una buena porrusalda con bacalao se sirve caliente en plato hondo, con pan de calidad con buena miga para ir mojando y rebañar al final. En esta versión con patata y bacalao tenemos un plato bien completo, que servido en raciones generosas forma una comida más que satisfactoria. En un menú más completo podría encajar sin problemas como primer plato. Se puede preparar de un día para otro, pero nada de congelarla. También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar El bacalao de cuaresma de Carme Ruscalleda, receta adaptada a cocinas domésticas Pa torrat con bacalao, ajo y habas: receta tradicional alicantina de Viernes Santo - La noticia Receta clásica de porrusalda de bacalao: el plato de cuchara que siempre triunfa fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Liliana Fuchs .
Veja Mais

22/02 - La Virgen 154: una historia de amor entre costillas coreanas y cerveza madrileña
Jaime y Chicho se conocieron en el madrileño mercado de Vallermoso. El primero tenía un puesto de cervezas artesanas, uno de los primeros lugares en los que comercializó La Virgen, la marca madrileña que es hoy uno de los pesos pesados del mundo cervecero. El segundo, abrió uno de los restaurantes que ha hecho de este antiguo mercado uno de los puntos neurálgicos de la gastronomía madrileña: Kitchen 154. En Directo al Paladar Las dos razones por las que la comida coreana está de moda en todo el mundo “Teníamos los puestos al lado y así surgió una historia de amor. Ellos se bebían nuestra cerveza y nosotros nos comíamos su comida”, explica Jorge en la inauguración de La Virgen 154, un enorme espacio de 350 metros cuadrados, situado en la zona de Ponzano, que viene a ser la culminación de su amistad, pero también de su éxito. Kitchen 154 comenzó su andadura en 2013, cuando Chicho, Álex y Cristian decidieron llevar su pasión por la comida asiática, y en particular los sabores picantes, a un food truck. En 2014 abrieron el restaurante de Vallehermoso, que fue un éxito inmediato; después un local en Malasaña, centrado más en los sabores indios; y ahora se alían con La Virgen para presentar una carta centrada en los sabores malayos –“que tienen lo mejor de la India, China y la propia Malasia”, asegura Chicho–. La Virgen empezó produciendo 48.000 litros anuales en 2011. Solo cuatro años después, abrió una nueva fábrica en las Rozas, con capacidad para sacar de entrada al mercado 400.000 litros al año. En 2017 ABInbev, el mayor grupo cervecero del mundo, que cuenta con marcas como Budweiser, Corona, Stella Artois o Beck's, adquirió la compañía, una compra que (a buen seguro) tiene que ver con la inversión necesaria para abrir un local como el que nos ocupa hoy. Precios sostenidos, mesas corridas Viendo la trayectoria de ambas empresas podríamos haber imaginado uno de estos dos escenarios: la apertura de un restaurante o bar más fino en el que explotar su reputación con precios más elevados o la elección de un modelo de cadena, ajustando más los precios del producto y estandarizando la cocina para que se adaptara a un público más amplio. Aunque no sabemos si se extenderá a nuevas ubicaciones, desde luego La Virgen 154 no parece encajar en ninguna de estas opciones. Mucho mejor, claro. La cerveza, que se trae desde la fábrica de La Virgen en camiones cisterna, tiene un precio de cuatro euros la pinta, un regalo tratándose de una cerveza artesana de calidad. Y la comida, que también se mantiene en un precio ajustado –12 euros los platos principales–, no hace una sola concesión a los paladares mainstream. En la carta encontramos una ensalada de oreja, curris juguetones o bocadillos de cerdo al estilo chino, todo regado por salsas picantes caseras –que, por cierto, planean comercializar en breve–. Fantásticos Siao Mai. Entre los hits de la cocina se encuentra una selección de Siao Mai, unos dumplings chinos que en La Virgen 154 se sirven en su versión malaya, con oreja, ternera y langostinos, langostinos solos; y pechuga de pollo y patata en curry malayo. Buenísimos. Codillo khao kha moo. También nos resulto excelente el codillo khao kha moo, cocinado a baja temperatura y acompañado de huevo encurtido, kailán y arroz. Muy rico. El mejor plato sigue siendo, no obstante, las costillas coreanas, la única receta que sirven en los tres restaurantes del grupo, por razones más que evidentes. Y es que es un escándalo. Ya hablamos de ella en estas páginas: se cocina a baja temperatura (80 grados centígrados) durante doce horas y se embadurna en una salsa barbacoa que puede recordar a la clásica americana, pero es genuinamente coreana, menos dulce, algo picante y elaborada a partir de salsa de soja. Como guarnición, kimchi casero, y cebolla y pepino encurtidos. Las costillas a la barbacoa coreana siguen siendo el hit absoluto. Una comida excelente para degustar en un ambiente muy informal: el espacio, un antiguo garaje, es totalmente diáfano, solo tiene mesas corridas que hay que compartir, una cocina a la vista y una enorme barra. Un ambiente de comedor de batalla que le va de maravilla y que permite de disfrutar de una gran comida regada de buena cerveza por, calculamos, no más de 30 euros. Un acierto. Qué pedir: los Siao Mai, las costillas coreanas y la cerveza 360º Pale Ale. Datos prácticos Dónde: Calle José Abascal, 11 (Madrid) Precio medio: En torno a 30 euros. Reservas: 910 57 77 28 Cierra lunes. También te recomendamos Siete restaurantes auténticos para dar la bienvenida al Año Nuevo Chino Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Sorprendente cocina coreano-vasca en el nuevo restaurante de Luke Jang, ex de El Bulli y Mugaritz - La noticia La Virgen 154: una historia de amor entre costillas coreanas y cerveza madrileña fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Miguel Ayuso .
Veja Mais

22/02 - Adiós al aguachirri: nueve formas de espesar (y enriquecer) sopas, guisos y cremas
Los amantes del cuchareo sabemos que pocas cosas hay más decepcionantes que un guiso o sopa tan aguado como el más insulso de los aguachirris. El éxito de los estofados, potajes y cremas depende en gran parte de esa textura irresistible, que se puede ir al garete si erramos en el cálculo de los ingredientes o no controlamos bien el tiempo de cocción. Por suerte, hay varias maneras de corregirlo. De la misma forma que se puede arreglar una salsa estropeada, podemos aplicar diferentes técnicas para espesar nuestros platos de cuchara. Ya vimos hace un tiempo algunos trucos para mejorar nuestras cremas y sopas, pero hoy nos vamos a centrar en soluciones más o menos rápidas para que nunca nadie más tenga que sufrir guisos sin sustancia. En Directo al Paladar Tipos de espesantes usados en nuestra cocina 1. Féculas al rescate: los populares almidones y el pan duro Mi compañera Esther ya nos dio una buena lección sobre los espesantes más usados en la cocina, destacando los almidones y sus distintas aplicaciones. Digamos que es el recurso más popular porque permite espesar rápidamente también a posteriori, cuando se nos echa el tiempo encima y no hay manera de que la olla se reduzca. Esther se centraba más en su aplicación para la elaboración de salsas que parten de un roux, como la bechamel, pero siguen siendo un comodín al que recurren incluso en las cocinas profesionales para engordar guisos y cremas rápidamente, casi al instante. Digamos que es un truco un pelín tramposo pero efectivo. Harina de trigo. Sin olvidar que contiene gluten, hay que aplicarla al inicio de la cocción, antes de añadir el caldo o agua, pues se debe cocinar para evitar el regusto a harina cruda, y también los grumos. Si vamos a guisar carnes, por ejemplo, dorar las piezas con un poco de harina ayudará a espesar. Almidón o fécula de maíz. La popular maizena y sus variantes comerciales requiere la disolución previa en líquido frío antes de añadirlo al caldo caliente; espesará en pocos minutos. Almidón o fécula de arroz. Podemos aplicarlo prácticamente de la misma forma que el almidón de maíz. Almidón o fécula de patata. Se utiliza también como la maizena incluso en repostería, y un buen sustituto son los copos de puré de patatas instantáneo. En este caso no hace falta diluirlos en frío, se puede agregar directamente al guiso o caldo caliente. Aunque es mucho más que un simple almidón, no olvidemos que la vieja tradición de aprovechar el pan duro en los guisos ofrece otra ayuda para espesar los platos. Ya sea añadiéndolo al final, dejando que poco a poco se hidrate en el plato del comensal, o a mitad de la cocción para que se vaya deshaciendo en la olla. Un buen ejemplo es la típica sopa de ajo con huevo. 2. Beurre manié, un comodín para tener en la nevera Literalmente se traduciría como “mantequilla amasada”. Se trata de una técnica francesa que consiste en mezclar el mismo peso de mantequilla y de harina hasta obtener una masa maleable sin grumos. Habitualmente se forma una bola de la que se añaden trocitos o pellizcos a un guiso o salsa para espesarlo, ya al final de la cocción. Bien guardada, la beurre manié aguanta varios días en la nevera sin problemas, así que es un buen comodín para tener a mano si vamos siempre con prisas o nos falta técnica para espesar de otra forma nuestros platos. Es importante recordar que se tiene que añadir hacia el final de la receta, no solo antes de servir. Aunque tarda poco en hacer efecto, la harina cruda necesita cocinarse completamente si no queremos dar un sabor desagradable a la comida. 3. El poder de los lácteos (y su grasa) Cuando tantas recetas de cremas y purés incluyen ingredientes lácteos, no es solo por capricho. Nata líquida, créme fraîche, sour cream, buttermilk, leche, mantequilla, yogur o quesos tienen el poder de espesar todo tipo de elaboraciones, añadiendo además sabor y una textura más cremosa y agradable al paladar. La mantequilla, por ejemplo, se puede incorporar al principio a la hora de dorar los ingredientes -sola o combinada con aceite-, y justo al final para mantecar, al estilo de un risotto. El queso también se añade en el último momento para dejar que se funda adecuadamente, si bien podemos dar otro toque final en el momento de servir para apreciar mejor su sabor como aderezo. Un buen yogur natural -los griegos y tipo skyr auténticos son más espesos- y otros lácteos cremosos ejercen la misma función, espesando la base líquida y también poniendo la nota decorativa al final. Cuanta más grasa tengan, más espesará el plato; por eso utilizar leche desnatada no es tan buena idea, solo conseguirá aguar más el resultado. En Directo al Paladar Cómo hacer sour cream, crema o nata agria casera: receta facilísima con o sin lactosa Podríamos recurrir a la leche en polvo como hacen tantos fabricantes industriales, pero me parece un recurso demasiado fácil y que no aporta nada del sabor y riqueza de una buena nata o yogur de calidad. Sí tenemos la alternativa de los “lácteos” vegetales, desde la leche de coco hasta las “natas” de soja, avena, arroz o quinoa. 4. Tofu sedoso El llamado silken soft tofu es un ingrediente fantástico para sustituir los lácteos en la cocina. Es sin duda un producto ideal para vegetarianos, veganos, intolerantes a la lactosa o alérgicos a la proteína de leche, pero que merece la pena probar por todo el mundo. Su textura melosa y de sabor neutro lo convierten en un espesante comodín para recetas saladas y dulces, y además enriquece el plato aportando una buena cantidad de proteínas vegetales, haciendo que sea más saciante. En Directo al Paladar El tofu no es soso si lo preparas bien: consejos para cocinar un tofu delicioso y cómo usarlo 5. Patata, tubérculos y otras verduras La humilde patata engorda ollas y cazuelas de todo tipo y condición, ingrediente barato y energético, saciante y un espesante natural magnífico para dar mucho más cuerpo a multitud de recetas. La clave está en cascarlas en piezas irregulares para que suelten el almidón poco a poco, pero también se pueden aprovechar al final. Si nos hemos pasado de líquido podemos engordar el plato añadiendo una patata cocida y chafada o rallada hacia el final de la cocción, aunque el resultado no será tan sabroso. Otros tubérculos también nos pueden ayudar a espesar, como la calabaza -que casi se deshace en poco tiempo-, los nabos o la chirivía. La ventaja de la patata es su sabor y color neutro que casa bien con casi todo, pero podemos jugar con otras verduras dependiendo de la receta. La coliflor asada o cocida y triturada, en pequeñas dosis, también ayuda a espesar sin sumar prácticamente calorías, aunque su sabor sí es más perceptible. Como truco personal recomiendo emplear puré de ajo y/o cebolla asados hasta convertirlos casi en un paté meloso. El sabor que proporcionan es espectacular, además de contribuir a espesar. 6. Frutos secos Los frutos secos nos abren otro mundo de posibilidades gastronómicas para jugar con los distintos matices de sabor. Los anacardos o las almendras, en crudo, son mucho más sutiles, pero con otros como las avellanas o los pistachos podemos aprovechar para darle otro toque a nuestros platos. Si incorporamos los frutos secos molidos, en formato harina, directamente al guiso, podría quedarnos una textura granulosa que no siempre es interesante. Una manera más neutra de aprovecharlos para espesar es molerlos o triturarlos al momento para formar una especie de pasta, como si hiciéramos mantequilla vegetal. Solo queda diluirla con un poco de caldo antes de incorporarla a la olla. Siempre podemos recurrir a las cremas vegetales ya comerciales o que tengamos listas en la nevera, incluyendo la tahina o la mantequilla de cacahuete, sin endulzar. Lógicamente, se incrementará el contenido energético y nutricional del plato. La típica picada de almendras, piñones o avellanas, fritas o tostadas, solas o con ajo y pan, presenta otro recurso tradicional que colabora en la tarea de enriquecer y engordar un guiso o salsa. En Directo al Paladar Cómo tostar frutos secos en casa (y por qué merece la pena tomarse la molestia de hacerlo) 7. Manzana, aguacate y otras frutas Aprendí el truco de enriquecer guisos y salsas con manzana del curry japonés, y se ha convertido en uno de mis trucos favoritos. Rallada directamente, cocida, asada o en puré, la manzana aporta un espesor ligero con un punto dulzón y aromático perfecto para guisos más contundentes o platos muy especiados. La pera también funciona muy bien y es estupenda para combinar con lácteos en cremas de verduras más suaves. El aguacate, muy graso, tiene el poder de espesar aún más, aunque es recomendable reservarlo para cremas y purés verdes. Otra fruta que personalmente me gusta mucho para dar textura a salsas y guisos es el mango, delicioso en currys, sopas frías y con pescado. 8. Cereales y granos El arroz entero es otro recurso conocido muy típico de la cocina tradicional para engordar cazuelas. De nuevo, tiene la ventaja de ser un producto muy neutro que además no tiene gluten, y permite cocerlo directamente o incorporarlo al final, cocido aparte y triturado con algo de líquido. Lo ideal es usar una variedad de grano redondo, tipo bomba, y nos interesa removerlo durante la cocción para que libere sus almidones, como haríamos con un risotto, o al estilo del arroz con leche. Pero el arroz no es el único cereal disponible; nada nos impide experimentar un poco con cebada, mijo, polenta, quinoa, trigo, centeno, espelta... Algunos necesitan más tiempo de cocción, pero si tenemos sobras en la nevera son un buen recurso al que echar mano en caso de necesidad. Los copos de avena más finos serían la alternativa más rápida. 9. Triturar una parte o algunos ingredientes Es quizá el truco más sencillo de todos, que casi siempre funciona y que no requiere de echar mano de más ingredientes. Algo tan fácil como triturar un poco el guiso, o separar una parte de los ingredientes al final de la cocción para triturarlos, y de nuevo devolverlos a la olla. Es una técnica muy usada en la preparación de estofados de legumbres, pero que se puede aplicar a otros guisos. Tenemos la opción de triturar solo las verduras -ideal para los niños a los que cueste más comerlas- o de incluir también una parte de la propia legumbre. Si el potaje tiene huevo, la yema machacada es perfecta para engordar el caldo. Para conseguir un acabado delicioso hay que esforzarse en conseguir un puré bien homogéneo, sin grumos ni restos de pieles o fibras, así que es aconsejable pasar la mezcla por un chino antes de espesar con ella la cazuela. En Directo al Paladar Cómo hacer un buen sofrito para nuestras recetas de guisos, arroces y estofados Bola extra: tiempo y paciencia No es ningún secreto: el tiempo lo es -casi- todo en la cocina. Podemos introducir atajos y corregir defectos con algunos trucos, pero no hay nada como aplicar el tiempo necesario que pide cada receta, con la temperatura adecuada. Organizarse y planificar bien los horarios en la cocina es algo básico para tener éxito en nuestras elaboraciones, y el cuchareo no se lleva bien con las prisas. Ese chup-chup nostálgico que tanto se asocia a la cocina tradicional "de las de antes" tiene su razón de ser, el dejar que las cosas se hagan a su debido tiempo. Las cocciones prolongadas y calmadas nos otorgan guisos más espesos, sabrosos y reconfortantes. Poco a poco los líquidos se reducen y los ingredientes liberan sus aromas y espesantes naturales, concentrando los sabores. Claro que tampoco hay que pasarse, los excesos también son malos y podríamos terminar con un mejunje poco agradable. En Directo al Paladar 13 trucos para mejorar tus sopas y cremas de otoño/invierno Fotos | iStock - Alec Vuijlsteke También te recomendamos Recetas de cocina: cómo conseguir que te salgan bien Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Por qué horneamos casi siempre a 180 grados (y por qué nuestro horno no suele estar realmente a esa temperatura) - La noticia Adiós al aguachirri: nueve formas de espesar (y enriquecer) sopas, guisos y cremas fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Liliana Fuchs .
Veja Mais

21/02 - Diageo y HBO presentan una serie limitada de whisky inspirada en Juego de Tronos
La octava y última temporada de Juego de Tronos llegará el 15 abril del 2019 y nadie quiere desaprovechar el tirón de uno de los estrenos más esperados de la historia de la televisión. El gigante mundial de los destilados Diageo y la cadena que emite la serie, HBO, han lanzado una colección de edición limitada de whiskies escoceses de malta, que asocia ocho de las marcas más conocidas con cada una de las icónicas casas de Poniente y la Guardia de la Noche, dando a los fans “la oportunidad de probar el sabor de los siete reinos”. En Directo al Paladar 25 regalazos para cocinillas fans de Juego de Tronos Aunque Juego de Tronos está ambientada en un mundo de ficción, a nadie se le escapa que la historia creada por George R. R. Martín tiene paralelismos con hechos históricos acontecidos en la Guerra de las Rosas, que enfrentó durante en el siglo XV a la Casa de York y a la Casa de Lancaster por el control del trono de Inglaterra. Dos de las familias principales en Canción de hielo y fuego, los Stark y los Lannister, podrían verse como representantes de estas. Es precisamente en el siglo XV cuando aparecen en las islas británicas las primeras referencias escritas en torno al whisky y, desde luego, podemos imaginarnos perfectamente a Jon Snow o Tyrion Lannister disfrutando de un buen single malt. Una colección de buenos whiskies Los responsables de esta curiosa campaña de marketing se han encargado de justificar la relación entre las distintas marcas de whisky con las casas de la serie. Así, por ejemplo, a la Casa Targaryen le corresponde un Cardhu Gold Reserve. La destilería de Cardhu fue fundada por Helen Cumming hace 200 años, una época en la que la industria del whisky estaba casi totalmente dominada por hombres, con lo que se homenajea así el carácter femenino de Daenerys Targaryen. Tiene un precio de 53 euros en Amazon. Mientras tanto, el linaje real ha motivado la unión entre la Casa Baratheon y el whisky Royal Lochnagar de 12 años. “Al igual que Robert Baratheon gobernando los Siete Reinos sobre el Trono de Hierro, Royal Lochnagar es considerado un whisky digno de una familia real ya que, tras la visita a la destilería de la Reina Victoria y el Príncipe Alberto en 1848, se le otorgó el certificado de proveedor oficial de la Casa Real”, explican los responsables de la iniciativa. Tiene un precio de 42 euros en Amazon. El resto de los whiskies edición limitada de Juego de Tronos son: Casa Stark - Dalwhinnie Winter’s Frost. 53 euros en Amazon. Casa Tully - Singleton of Glendullan. 42 euros en Amazon Casa Lannister - Lagavulin 9 años. 42 euros en Amazon La Guardia de la Noche - Oban Bay Reserve. 72 euros en Amazon. Casa Greyjoy -Talisker Select Reserve. 53 euros en Amazon. Casa Tyrell - Clynelish Reserve. (No disponible por el momento). Además de esta colección de grandes maltas, sigue disponible el White Walker de Johnnie Walker, otro whisky de edición limitada que homenajea a la popular serie convirtiendo a Juanito en un caminante blanco. Está disponible hasta agotar existencias por 28,99€. También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Cómo cocinar con Alexa y la skill de recetas de Directo al Paladar (vídeo incluido) Cyber Monday 2018: las mejores ofertas de electrodomésticos, menaje y alimentación en Amazon - La noticia Diageo y HBO presentan una serie limitada de whisky inspirada en Juego de Tronos fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Miguel Ayuso .
Veja Mais

21/02 - Hamburguesas caseras de salmón con salsa de pepino, receta ideal para que todos comamos más pescado
Lo reconozco, me gustan las hamburguesas. Me parecen una forma muy cómoda de comer distintos alimentos y por eso me gusta prepararlas a mi gusto, dándoles mi toque personal. En esta ocasión he preparado unas hamburguesas caseras de salmón con salsa de pepino a partir de unos lomos de salmón fresco. Prepararlas no os quitará más de 20 minutos, y el resultado es genial. Además puede ser una forma de ir acostumbrando a vuestros hijos al sabor del pescado y además a comprender que una hamburguesa puede ser un placer gastronómico, en contraste a los preparados cárnicos aplastados que venden en las cadenas de comida rápida. Ni punto de comparación. En Directo al Paladar 17 recetas de salmón al horno deliciosas Ingredientes Para 4 personas Salmón fresco 500 g Huevo 1 Mostaza de Dijon 1 cucharada Pan rallado 1 cucharada Pan de hamburguesa Cogollo de lechuga Yogur griego 1 Pepino 2 Diente de ajo 1 Eneldo fresco al gusto Finas Hierbas al gusto Cómo hacer hamburguesas caseras de salmón con salsa de pepino Dificultad: Media Tiempo total 20 m Elaboración 10 m Cocción 10 m Con un buen cuchillo picamos la carne del salmón en cuadraditos. Para ello fileteamos en tiras los lomos y luego los cortamos perpendicularmente. Aprovechamos para quitar telillas y alguna espina que el pescadero podría no haber visto. Colocamos todos los trozos en un bol y añadimos la mostaza, el pan rallado y el huevo. Mezclamos bien con un tenedor hasta que quede una especie de masa que estará compactada gracias al huevo y tendrá cierta consistencia por el pan rallado. Ayudados por un molde o aro de emplatar, formamos las hamburguesas directamente sobre la parrilla, apretando un poco con el tenedor. Retiramos el aro y hacemos la siguiente, así hasta terminar con la masa. Dejamos unos cinco minutos por cada lado, para que las hamburguesas se hagan bien. En ese tiempo procuramos no moverlas para que no se deshagan, y ya veréis qué buen color toman en el momento de darles la vuelta. Mientras se van haciendo, preparamos la salsa triturando todos los ingredientes en la batidora. Tostamos el pan de hamburguesa, ponemos unas hojas de lechuga, la hamburguesa de salmón por encima y la cubrimos con un par de cucharadas de la salsa de pepino. Para completar añadimos un poquito de pepino picado por encima para dar un toque refrescante y llevamos a la mesa, adornando con una rosa de salmón ahumado que haremos enrollando un trocito sobre una ramita de perejil. Con qué acompañar las hamburguesas caseras de salmón con salsa de pepino Estas hamburguesas caseras de salmón con salsa de pepino se pueden tomar como plato único si las tomáis en pan de hamburguesa, o como segundo plato si las tomáis en plato sin el pan, por ejemplo detrás de una sopa de pollo casera o un entrante de vuestro gusto. Son una buena forma de acostumbrar a los niños a comer más pescado. A mi hijo le gustaron desde bien pequeño, quizás a los vuestros les gusten también si probáis a hacerlas. También te recomendamos 17 recetas de salmón al horno deliciosas Cómo cocinar salmón congelado para que quede de película en menos de treinta minutos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar - La noticia Hamburguesas caseras de salmón con salsa de pepino, receta ideal para que todos comamos más pescado fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Pakus .
Veja Mais

21/02 - Peras en hojaldre rellenas de nueces: receta de postre o merienda para quedar bien sin complicarse
Siempre he dicho que merece la pena tener en el congelador un buen hojaldre y manzanas en la despensa, pues son dos ingredientes con los que podemos preparar muchos postres de emergencia en un periquete. Sin embargo, últimamente me gusta más hornear con otra fruta, como en esta receta de peras en hojaldre rellenas de nueces. Simplemente envolviendo cada fruta en hojaldre y preparando un sencillo relleno podemos tener un postre delicioso ideal para un días de invierno que también admite disfrutarlo en frío. Las manzanas asadas son exquisitas, sí, pero las peras también son una buena opción para ir variando. Las nueces del relleno se pueden cambiar por almendras o avellanas. En Directo al Paladar Flammkuchen con cebolla morada, queso de cabra y pera: receta de la pizza alemana Ingredientes Para 1 personas Pera mediana, de temporada, ligeramente madura 1 Zumo de limón 5 ml Nueces picadas o molidas gruesas 10 g Azúcar moreno 1-2 cucharaditas Yogur griego o queso crema 15 ml Canela molida 1/2 cucharadita Nuez moscada molida una pizca Hojaldre 1 Huevo 1 Cómo hacer peras en hojaldre rellenas de nueces Dificultad: Fácil Tiempo total 40 m Elaboración 15 m Cocción 25 m Precalentar el horno a 200ºC. Lavar bien la pera. Se puede pelar o dejar tal cual, si nos gusta la piel y es finita. Si la pelamos, pintar con zumo de limón. Cortar el rabito y sacar el corazón con un descorazonador o con un cuchillo y una cucharilla, con cuidado de no romper el fondo. Cortar ligeramente la base si fuera demasiado irregular, para que se pueda mantener sentada. Mezclar en un cuenco las nueces con unas gotas de zumo de limón, el azúcar moreno, el yogur o queso crema, la canela y la nuez moscada. Rellenar la pera con esta mezcla, apretando bien. Forrar una fuente o bandeja con papel sulfurizado de horno o engrasar bien con mantequilla. Estirar el hojaldre y colocar encima de la pera. Envolver con la masa, presionando bien para que se adhiera a la fruta, y cortar lo que sobre. Se puede dar forma a las sobras de rabito o de hoja para decorar. Colocar en la fuente y pintar con huevo batido. Hornear unos 20-30 minutos, dependiendo del tamaño. Con qué acompañar las peras en hojaldre A mí me encanta servir las peras en hojaldre rellenas de nueces recién hechas, cuando al partirlas tan calientes sale ese aroma humeante tan delicioso de su interior. Para convertirlas en un postre más goloso las podemos acompañar de helado de vainilla, nata montada, crema inglesa o una salsa de chocolate. También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Hojaldre de manzana caramelizada y crema de mascarpone, receta fácil para lucirse en Navidad Gratinado de peras a la crema chai, receta con sabor al lejano oriente - La noticia Peras en hojaldre rellenas de nueces: receta de postre o merienda para quedar bien sin complicarse fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Liliana Fuchs .
Veja Mais

21/02 - Tostadas galesas, la receta más fácil y deliciosa del chef británico Gordon Ramsay para un aperitivo original
Esta receta de tostadas galesas de Gordon Ramsay la encontré en el último libro de este chef que me compré hace poco y no pude resistirme a prepararlas, pues aunque es una receta que he hecho anteriormente me encanta el toque personal que le da Ramsay. El plato es más que una simple tostada, sólo hay que ver los ingredientes que lleva para darse cuenta de que el resultado es de los más sustancioso, aunque con el frío que está haciendo estos días es muy reconfortante llevarse un delicioso y completo bocado a la boca. En Directo al Paladar 29 tostadas (o tostas) para desayunar o cenar, originales, deliciosas y rápidas Ingredientes Para 5 personas Mantequilla 50 g Harina 3 cucharadas Cerveza 150 ml Mostaza de Dijon 1 cucharadita colmada Salsa Worcestershire 1 cucharadita Queso Cheddar 200 g Pan rústico 5 rebanadas grandes o 10 pequeñas Sal marina Pimienta negra molida Cómo hacer tostadas galesas de Gordon Ramsay Dificultad: Fácil Tiempo total 20 m Elaboración 20 m Precalentamos el grill a una temperatura media. Derretimos la mantequilla en un cazo, añadimos la harina y mezclamos bien para hacer un roux. Mantenemos el cazo en el fuego 2 o 3 minutos, revolviendo sin parar, hasta que la harina se tueste un poco. Vertemos lentamente la cerveza, revolviendo hasta que se mezcle bien. Retiramos el cazo del fuego, añadimos la mostaza y la salsa Worcesterhire y revolvemos de nuevo. Añadimos tres cuartas partes del queso y removemos hasta que se derrita del todo. Dejamos enfriar la mezcla. Mientras, tostamos las rebanadas de pan por ambos lados hasta que estén doradas. Las colocamos en una bandeja de horno y las cubrimos con la mezcla de queso. Las espolvoreamos con el resto de queso y unas gotas de Worcesterhire por encima. Las ponemos al grill caliente hasta que estén bien doradas y burbujeantes. Servirlas enseguida. Con qué acompañar las tostadas galesas Os aconsejo tostar bien el pan antes de extender la mezcla de queso sobre él, pues si queda bien crujiente es más difícil que después de vuelva gomoso, que es lo que puede suceder fácilmente en esta receta de tostadas galesas de Gordon Ramsay. Acompañadlas con un vino blanco bien frío. ¡Os encantarán! También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar 17 recetas de paté casero para disfrutar untando pan ¿En casa viendo al Real Madrid? Once ideas fáciles y rápidas para picotear en la final de la Champions - La noticia Tostadas galesas, la receta más fácil y deliciosa del chef británico Gordon Ramsay para un aperitivo original fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Maria Jose .
Veja Mais

21/02 - José Andrés vuelve este año a los Oscar para presentar el premio a Mejor Película
El chef hispanoestaodunidense José Andrés estará de nuevo presente en la ceremonia de entrega de los premios Oscar, y esta vez lo hará en un rol principal. El cocinero oriundo de Mieres (Asturias) es una de las once personalidades escogidas para presentar el premio a Mejor Película, junto a celebridades de la altura de Queen Latifah, Serena Williams o Barbara Streisand. Este es el segundo año que Andrés participa en la gran fiesta de Hollywood, después de que el año pasado fuera notica al aparecer durante la actuación de la cantante Andra Day y el rapero estadounidense Common, quienes interpretaron el tema Stand Up for Something, nominado a Mejor Canción, por su aparición en la cinta Marshall. En Directo al Paladar 11 recetas fáciles para seguir la larga gala de los Oscar sin desfallecer Durante la actuación Andrés desplegó la bandera de Puerto Rico, que acababa de sufrir el impacto del huracán María. El cocinero se volcó en cuerpo y alma en ofrecer ayuda humanitaria al estado y fue muy crítico con la gestión del Gobierno de Trump de la crisis. Desde entonces, la labor humanitaria y política de Andrés no ha dejado de aumentar. El año pasado, el cocinero prestó ayuda de intendencia a los bomberos que combatieron los incendios sufridos en California y el mes pasado fue noticia por dar de comer a los funcionarios afectados por el cierre gubernamental. Todas estas acciones le han llevado a ser nominado, incluso, para el Premio Nobel de la Paz. Este año las cintas nominadas a Mejor Película son Black Panther, Inflitrado en el KKKlan, Bohemian Rapsody, La favorita, Green Book, Roma, Ha nacido una estrella y El vicio del poder. No sabemos qué película presentará el chef. Ninguna de las películas nominadas tiene relación con la comida, aunque quizás pese su origen hispano y sea elegido por ello para presentar Roma, la única película de la lista rodada en español (probablemente junto a Diego Luna, que también forma parte del listado de presentadores). Imágenes | International Culinary Center También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar José Andrés vuelve a plantarle cara a Trump: abre un restaurante para dar de comer a los funcionarios al lado de la Casa Blanca Así es José Andrés, el chef español que es un icono en EEUU por su labor humanitaria - La noticia José Andrés vuelve este año a los Oscar para presentar el premio a Mejor Película fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Miguel Ayuso .
Veja Mais

21/02 - Tarta salada de polenta con champiñones, col kale, jamón y queso: receta original (y sin gluten) para salir de la rutina
A mi padre le gusta mucho la polenta -la cocina del norte de Italia ha dejado su huella en Suiza- y me pasó la costumbre de tenerla siempre en la despensa para variar las guarniciones más típicas de arroz o patatas. Pero tenía ganas de usarla en una receta más original, y esta tarta salada de polenta con champiñones, col kale, jamón y queso era la respuesta que necesitaba. Curiosamente la encontré en una página suiza donde proponen usar chorizo y taleggio, ingredientes que yo adapté fácilmente a lo que tenía en casa. Podéis eliminar el jamón de la ecuación para tener un plato vegetariano estupendo, y usar el que so que más os guste pero funda bien; en mi caso, el gallego San Simón da Costa, con su delicioso sabor ahumado. En Directo al Paladar Ñoquis de polenta al pesto rosso. Receta vegetariana Ingredientes Para 2 personas Polenta 120 g Caldo de pollo o verduras 600 ml Mantequilla (y un poco más para engrasar) 20 g Kale en hojas (u otra col rizada) 3 Champiñones u otras setas (cantidad aproximada) 50 g Jamón ibérico (cantidad aproximada) 40 g Queso que funda bien (San Simón en este caso) 50 g Pimienta negra molida Sal Cómo hacer tarta salada de polenta con champiñones, col kale, jamón y queso Dificultad: Media Tiempo total 55 m Elaboración 10 m Cocción 45 m Precalentar el horno a 200ºC y engrasar ligeramente un molde de tarta rizado, rectangular o redondo, de unos 11x35 cm aproximadamente. Recomiendo usar uno con el fondo desmontable y que sea bien antiadherente. Preparar la polenta siguiendo las instrucciones del paquete. Normalmente necesita unos 15 minutos para cocerse, pero habrá que ajustar el tiempo para que espese al máximo, como un puré de patatas bien espeso. Calentar primero el caldo, añadir la sémola de maíz y cocer sin llevar a ebullición, removiendo constantemente. A mitad del tiempo agregar la mantequilla, salpimentar y continuar hasta que se separe del fondo al pasar la cuchara. Repartir la polenta aún caliente en en el molde preparado, extendiéndola con una espátula o cucharón, presionando con suavidad. Puede que nos sobre un poco, dependiendo del tipo de molde exacto; podemos guardar las sobras para otra ocasión. Queremos un grosor de, aproximadamente, un dedo. Reservar. Lavar y secar con suavidad la col y los champiñones. Escaldar las hojas de kale durante un máximo de dos minutos en agua salada, o al vapor o en el microondas, cortando rápidamente la cocción en agua fría o un cuenco con hielo. Cortar en hojas pequeñas separando el tallo más grueso. Repartir por la tarta los champiñones cortados al gusto, el jamón picado o troceado y el queso picado o rallado. Añadir un golpe de pimienta negra y hornear durante unos 15 minutos. Servir con la col ya lista por encima. También podemos añadirla en los últimos minutos del horneado, pero con cuidado que se quema rápidamente. Con qué acompañar la tarta salada de polenta Esta tarta salada de polenta con champiñones, jamón, col kale y queso se puede compartir entre dos acompañada de una ensalada ligera, o servir en porciones más pequeñas como entrante o aperitivo entre cuatro personas. Es recomendable servirla al momento con el queso recién fundido y bien caliente. También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar "Cachopo fever" y concursos para comer cachopo hasta que el cuerpo aguante: vamos a calmarnos Sarmale o rollitos de carne con hojas de repollo, la receta rumana de celebración por antonomasia - La noticia Tarta salada de polenta con champiñones, col kale, jamón y queso: receta original (y sin gluten) para salir de la rutina fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Liliana Fuchs .
Veja Mais

21/02 - Cómo hacer lentejas caseras con sacramentos, receta de cuchara tradicional
Durante los meses fríos comemos más legumbre de lo habitual en forma de guiso. Si al menos una vez a la semana lo hacemos durante todo el año, en esta época es costumbre tomarlas más a menudo y en forma un poco más contundente, ya que el frío y las temperaturas que tenemos invitan a ello. Las lentejas con sacramentos es uno de estos platos agradecidos que sientan tan bien cualquier día de invierno. Supongo que en cada casa se hacen diferente, porque cada cual tiene sus gustos particulares. Aunque en los ingredientes no lo indico ya que no es lo más habitual, como soy gallega, estoy acostumbrada a ponerle a las legumbres un trozo de unto, que no es más que grasa de cerdo salada que se guarda de la matanza del cerdo. Si tenéis y os apetece utilizarla, lo marcáis con las carnes y lo retiráis pasada una media hora o 40 minutos, para que el guiso no coja mucho sabor. En Directo al Paladar Receta de crema de coliflor al azafrán, un plato de cuchara repleto de sabor Ingredientes Para 4 personas Lentejas variedad pardina 200 g Cebolla 1 Pimiento verde 1 Zanahoria 1 Puerro 1 Diente de ajo 2 Pimiento choricero (opcional) 1 Costilla de cerdo 4 trozos Tocino o panceta 4 trozos Carne de ternera tipo morcillo o jarrete 4 trozos Punta de jamón 1 Hueso de rodilla de ternera (opcional) 1 Chorizo fresco 2 Morcilla de cebolla 2 Aceite de oliva Pimentón de la Vera 1 cucharadita Salsa de tomate 4 cucharadas Sal Agua Cómo hacer lentejas caseras con sacramentos Dificultad: Fácil Tiempo total 2 h Elaboración 30 m Cocción 1 h 30 m En una cazuela amplia calentamos un poco de aceite de oliva. Marcamos las carnes por ambos lados, menos el chorizo y la morcilla. Echamos las lentejas y rehogamos el conjunto un par de minutos. Agregamos las verduras y los dientes de ajo, una vez limpias, bien en la cazuela o en una redecilla, reservando media cebolla. Ponemos el pimiento choricero y cubrimos con agua fría. Llevamos a ebullición a fuego medio. Una vez que el agua empiece a hervir, bajamos el fuego, pero que siga hirviendo lentamente y echamos los chorizos. Transcurrida una hora retiramos las verduras a un plato y el pimiento choricero. Pasamos las verduras por el pasapurés y las ponemos en la cazuela, y sacamos la carne del pimiento choricero ayudándonos de una cuchara y también lo echamos. Removemos meneando un poco la olla o bien con cuidado con una cuchara de palo. Dejamos a fuego suave otra media hora más. Mientras, en una sartén con un poco de aceite pochamos la otra mitad de la cebolla muy picadita. Una vez dorada, echamos el pimentón con cuidado de que no se queme, le damos unas vueltas y agregamos la salsa de tomate. Dejamos que se haga dos minutos, retiramos y añadimos a la cazuela. Meneamos un poco para que se mezcle, salamos y dejamos que se terminen de hacer las lentejas. Comprobamos la cocción y rectificamos de sal si fuese necesario. Justo antes de llevar a la mesa echamos las morcillas, así evitamos que se revienten. Llevamos a la mesa muy caliente acompañado de las carnes o sacramentos. Estos guisos están mucho más ricos una vez reposados, hechos el día antes de consumir. Con qué acompañar las lentejas caseras con sacramentos Las lentejas caseras con sacramentos me gustan mucho más hechas del día anterior, ya que reposada tiene más sabor y más textura. Mi madre le añadía patata y unos granos de arroz, pero la verdad es que he dejado de hacerlo, creo que por comodidad, pero podéis añadirle tranquilamente si os gusta. También se suele poner una hojita de laurel, así que si os gusta, hacedlo en vez de utilizar el pimiento choricero si en vuestra zona no hay. Si os gusta otro tipo de lenteja más grande que no sea pardina, como la castellana, por ejemplo, debéis ponerla a remojo la noche anterior y agregarla a la cazuela con posterioridad, no al principio de la cocción. También te recomendamos Lentejas con chorizo: la receta de guiso con la que todos disfrutarán de las legumbres Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Si quieres las comes y si no las dejas, (aunque con estas 15 recetas de lentejas no te será difícil encontrar las de tu gusto) - La noticia Cómo hacer lentejas caseras con sacramentos, receta de cuchara tradicional fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Unodedos .
Veja Mais

21/02 - Semillas de nigella, ajenuz o comino negro: ¿qué es y cómo usar esta especia en la cocina?
A simple vista parece sésamo negro, pero si observamos de cerca las semillas de nigella comprobaremos rápidamente que su forma es muy diferente, así como su sabor y aroma. También llamadas comino negro, ajenuz, kalonji o kalwani, las semillas de nigella son un ingrediente muy común en cocinas del Medio Este, de la India y algunos países africanos del litoral mediterráneo. Son las semillas de la Nigella sativa, planta herbácea de tallo alto y recto con bonitas flores de color blanco azulado. El fruto, al madurar, presenta una especie de cápsula seca que contiene las propias semillas, que se vuelven de color oscuro, entre gris y negro. Aunque de entrada parece que no huelen a nada, ofrecen un sabor especiado muy particular con un toque crujiente delicioso para enriquecer multitud de platos. En Directo al Paladar Verduras de costa, de litoral o del desierto: qué son las plantas halófilas y por qué cada vez más cocineros se rinden a ellas Un ingrediente de origen antiguo también usado en la medicina tradicional El origen exacto de esta planta y del uso de sus semillas no está del todo claro, pero parece ser que se remonta, como mínimo, a tiempos del antiguo Egipto, pues se han encontrado evidencias arqueológicas en algunos enterramientos. Nativa de regiones mediterráneas, la nigella crece y se cultiva sobre todo en Egipto, norte de África y países asiáticos como la India. Aparece mencionada ya en el Antiguo Testamento y se sabe que se ha utilizado por la medicina tradicional en numerosas culturas durante siglos, pues se le atribuían propiedades curativas y digestivas. Pero este comino negro destaca por su uso como cobertura de panes tradicionales en la India, Egipto o Marruecos, muchas veces combinado con sésamo blanco o amapola. También aparece en mezclas de especias aromáticas, y se usan las semillas enteras o molidas para enriquecer currys, platos de verduras, legumbres y multitud de salsas más o menos picantes. Nombres confusos, aspecto inconfundible A la lista de epítetos que ya hemos mencionado habría que añadir otros como semillas de cebolla, hinojo negro, semillas de amapola del medio este, charnushka, alcaravea negra... Son nombres que añaden confusión a la hora de definir este ingrediente por su aparente semejanza con otras semillas más comunes en la cocina internacional, pero que merece ser tratado con entidad propia. Hay que agudizar un poco la vista o acercar la lupa para comprobar que no tienen nada que ver con el sésamo o el comino. Su color oscuro presenta matices grisáceos, a veces incluso azulados, y tiene una forma muy característica. Es una semilla semejante a diminutas gotas o pirámides, que machadas muestran un interior blanco y liberan sus aromas. En Directo al Paladar Las semillas de amapola y su uso en la cocina ¿A qué sabe el ajenuz y cómo usarla en la cocina? Las semillas de nigella tienen un sabor ligeramente picante, o más bien pungente, con notas herbáceas, algo amargas, que recuerdan a una mezcla de orégano y pimienta. No avasalla pero su perfil aromático es claramente perceptible cuando se mastica, y ofrece mucho juego a la hora de combinarlas con otras especias o hierbas frescas en la cocina. Para potenciar su sabor se pueden tostar muy ligeramente antes de añadirlas al plato, y también es buena idea machacarlas un poco a mortero para liberar mejor los aromas, especialmente si se busca infusionar una salsa o guiso. Añadidas directamente, enteras, aportan un toque crujiente y de color a ensaladas, sopas, cremas de verduras, currys, pilafs de arroz, panes y otras masas saladas. Son un buen sustituto del típico aderezo de semillas de sésamo, cuyo sabor dulce no siempre interesa en los platos salados. Se pueden moler para crear mezclas aromáticas con semillas de mostaza, comino, hinojo, pimentón, cardamomo o tomillo. Como aderezo gana mucho en sabor al potenciar sus notas herbáceas y picantes con un ácido, por ejemplo zumo o ralladura fresca de lima o limón, o también hojas de cilantro o algún vinagre. Es excelente para enriquecer vinagretas y aliños de ensaladas, para infusionar aceite de oliva o coronar platos a base de huevo, aguacate o salsa de yogur y quesos frescos. Estas semillas se pueden adquirir en tiendas especializadas de especias o específicas de cocina india, solas o como parte de diferentes mezclas. Como cualquier otra especia, conviene almacenarlas en recipiente hermético, en un lugar fresco y seco, lejos de fuentes de calor o de olores fuertes. En Directo al Paladar Qué es la malanga o taro y cómo utilizar este tubérculo en la cocina Recetas para usar las semillas de nigella en la cocina Podemos probar a sustituir en nuestras recetas el sésamo banco o negro por el ajenuz para empezar a experimentar con esta especia en la cocina. Yo la utilizo sobre todo para coronar platos especiados de verduras, currys vegetarianos, guisos y cremas, combinada con alguna hierba fresca. También me gusta espolvorear unas pocas sobre las tostas de aguacate, el hummus y otros patés vegetales, además de galletas saladas y panes planos como el naan. Estas recetas son buenos ejemplos para animarse a probar las semillas de nigella en casa: Brócoli con yogur y mostaza Curry de berenjena, tomate y espinacas Dahl de lentejas rojas con cobertura de batata Sopa egipcia de lentejas rojas Chapati con harina de garbanzos Baba Ganush o mutabal Salteado de garbanzos a la marroquí Tajine de verduras al ras el hanout con cuscús Tajine de cordero con calabacines, pasas y menta Muslitos de pollo al curry con leche de coco Panecillos con semillas Pan mediterráneo de sésamo y orégano Fotos | iStock - Roger Culos - schwarzkuemmeloel También te recomendamos Keftas o albóndigas de ternera con limón: receta para soñar con Marruecos Cómo utilizar, conservar y cocinar con cúrcuma fresca en casa (y en qué recetas puedes aprovecharla) Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar - La noticia Semillas de nigella, ajenuz o comino negro: ¿qué es y cómo usar esta especia en la cocina? fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Liliana Fuchs .
Veja Mais

20/02 - Tiramisú de chocolate y frambuesas: receta para quedar bien y trabajar muy poco en la cocina
Me encanta el tiramisú, pero me da un poco de respeto los postres que en su composición llevan huevo crudo como en la receta original de este dulce italiano, así que nada mejor que hacer otras versiones frescas como este tiramisu de chocolate y frambuesas que tampoco se queda atrás. En esta ocasión he mezclado el chocolate con frambuesas, pero cualquier fruta con un punto ácido os quedará muy bien en esta receta, ya sean fresas, grosellas o arándanos. Eso os lo dejo a vuestra elección, pero eso sí, os recomiendo que lo preparéis por su sabor y su sencillez. En Directo al Paladar Tiramisú de mango. Receta Ingredientes Para 4 personas Bizcochos de soletilla 16 Vino Marsala , 8 cucharadas Chocolate negro de repostería (para la base) 200 g Queso mascarpone 250 g Queso crema 150 g Azúcar glas 100 g Frambuesas 250 g Cómo hacer tiramisú de chocolate y frambuesas Dificultad: Fácil Tiempo total 50 m Elaboración 20 m Cocción 30 m Reposo 1 h Trituraremos los bizcochos de soletilla groseramente y los repartimos e las copas de servir, bañamos las migas de bizcocho con el vino Marsala. Reservamos. Derretimos el chocolate suavemente al baño maría o al microondas en posición media. Reservamos. Batimos el queso mascarpone con el queso crema blanco y el azúcar glas hasta que quede una mezcla cremosa. Entonces repartimos una capa de chocolate derretido, una capa de crema de queso, una capa de frambuesas, así hasta acabar, terminado con unas cuantas frutas a modo de decoración. Dejamos una hora en nevera para que quede consistente y servimos. Con qué acompañar el tiramisú de chocolate y frambuesas El tiramisu de chocolate y frambuesas es una versión veraniega del original italiano, ideal para aquellos que les gusta el sabor del queso, pero no son muy amantes del café. En el caso de que los vayan a tomar niños, podéis sustituir el vino Marsala por un sirope de fresas o frambuesas rebajado con un poco de agua para bañar las migas de bizcocho de soletilla. También te recomendamos Mini cheesecakes de limón y fresa para dos: receta para compartir en San Valentín Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Hojaldre de manzana caramelizada y crema de mascarpone, receta fácil para lucirse en Navidad - La noticia Tiramisú de chocolate y frambuesas: receta para quedar bien y trabajar muy poco en la cocina fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Esther Clemente .
Veja Mais

20/02 - Bacalao con guisantes frescos y salsa de sus vainas a la sidra: receta sin desperdicio
Nos gusta seguir las tradiciones y por eso el bacalao sigue cobrando gran protagonismo en tiempos de Cuaresma y Semana Santa, aunque en casa lo disfrutamos todo el año. Me gusta aprovechar otros productos de temporada para cocinarlo, como en este bacalao con guisantes frescos y salsa de sus vainas a la sidra, una deliciosa verdura que os animo a aprovechar antes que desaparezca del mercado. De niña tuve una revelación al probar los primeros guisantes tiernos cocinados en su punto, los cuales además ayudé a mi madre a sacar de sus vainas. Desde entonces es una tarea que me relaja a pesar de que lleve su tiempo, y es inevitable picotear algún guisante tierno sobre la marcha. En esta receta vamos a aprovechar esas vainas para la salsa para no desperdiciar nada. En Directo al Paladar Bacalao guisado con verduras y patatas, la receta de mi madre para la cuesta de enero Ingredientes Para 2 personas Bacalao 400 g Guisantes frescos con sus vainas 250 g Chalota 2 Diente de ajo 0.5 Cayena pequeña 1 Sidra de manzana 150 ml Caldo de verduras o pescado o agua 300 ml Maizena una cucharadita Cebollino al gusto Limón al gusto Pimienta negra molida Sal Aceite de oliva virgen extra Cómo hacer bacalao con guisantes frescos y salsa de sus vainas a la sidra Dificultad: Fácil Tiempo total 1 h Elaboración 20 m Cocción 40 m Lo que más tiempo nos llevará será sacar los guisantes de las vainas, una tarea entretenida pero que tendremos lista en un periquete si lo hacemos con brío en pareja. Separar los guisantes en un cuenco y reservar las vainas. Realizar un corte del extremo de cada vaina y sacar la fibra más gruesa, el filamento que hace de unión entre las dos mitades. Es un paso opcional pero recomendable. Lavar bien las vainas y secarlas. Picar finas las chalotas y el diente de ajo. Poner a pochar en una cazuela con aceite de oliva y una pizca de sal. Cuando estén muy tiernas, añadir la cayena desmenuzada y las vainas; dorarlas unos minutos a fuego vivo. Agregar un poco de limón y la sidra, dejar que evapore un poco el alcohol y cubrir con el caldo con la maizena diluida. Llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer unos 15 minutos. Mientras tanto, escaldar los guisantes tiernos. Preparar un cuenco sobre una fuente con hielo -opcional, pero recomendable- y cocer los guisantes en agua hirviendo o al vapor durante unos pocos minutos. El tiempo dependerá del tamaño y la variedad; queremos que sigan ligeramente firmes y, sobre todo, que mantengan su bonito color verde brillante. Retirarlos inmediatamente, refrescar con agua fría con un colador y romper la cocción del todo en el cuenco sobre hielo. Cuando estén tiernas, triturar la preparación de las vainas con la batidora o robot y colar con un chino o tamiz fino, apretando bien para sacar toda la fibra. Probar y corregir de sal si fuera necesario. Añadir un poco de pimienta negra y reservar. Cocinar el bacalao a la plancha con un poco de aceite marcando primero la piel a fuego vivo para dejarla bien crujiente. Dar la vuelta a las piezas para que se hagan por el otro lado, dejándolas en su punto, y retirar. Para servir, calentar ligeramente la crema con los guisantes y distribuir en platos. Colocar encima las piezas de bacalao con la piel hacia arriba y añadir cebollino picado, ralladura de limón y pimienta al gusto. Con qué acompañar el bacalao con guisantes Esta receta de bacalao con guisantes frescos y salsa de sus vainas es un plato sabroso pero ligero, perfectamente apto para tomar en la cena y no sentirnos pesados. Si queremos incluirlo en un menú más completo, podemos servir un primer plato de verduras y acompañarlo con buen pan, para mojar bien la salsa. También te recomendamos Esqueixada de bacalao: receta de ensalada fácil y deliciosa para los días de verano Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Cinco recetas con bacalao fresco, para aprovechar que comienza su temporada - La noticia Bacalao con guisantes frescos y salsa de sus vainas a la sidra: receta sin desperdicio fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Liliana Fuchs .
Veja Mais

20/02 - Pastel de zanahorias y nueces, receta para una merienda especial
Los bizcochos o pasteles con verduras son magníficos; esa jugosidad extra que aportan los vegetales ayuda a que tengan una textura y conservación perfecta. El pastel de zanahorias y nueces es un clásico que nos gusta hacer especialmente en esta época, porque es magnífico para servir en una tarde lluviosa con un buen té. Podemos darle un toque extra de sabor y textura si lo cubrimos con la clásica crema de queso. Aunque si el pastel de zanahoria y nueces os gusta más sin cobertura, simplemente llevad a la mesa un poco de queso crema batido con vainilla. Así cada comensal puede servirse la porción que le apetezca. En Directo al Paladar Receta de brownie dos chocolates, para darnos un capricho Ingredientes Para 4 personas Huevo 2 Azúcar moreno de caña 155 g Aceite de oliva suave 145 ml Miel 1 cucharada Canela molida 1/2 cucharadita Harina integral 120 g Harina de trigo 40 g Levadura química 1/2 cucharadita Bicarbonato sódico 1/2 cucharadita Sal Zanahoria rallada 125 g Nueces picadas 50 g Uvas pasas sultanas 50 g Cómo hacer pastel de zanahorias y nueces Dificultad: Fácil Tiempo total 1 h Elaboración 15 m Cocción 45 m Precalentamos el horno a 170º calor arriba abajo. Forramos un molde de 18 cm de largo con papel de hornear. Montamos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen. Agregamos el aceite en forma de hilo mientras batimos, y también la miel y la canela. Echamos tamizada la mezcla de harinas, impulsor, bicarbonato y sal, mezclamos todo. Por último ponemos en la masa la zanahoria rallada, y las nueces y pasas espolvoreadas con harina previamente. Horneamos durante unos 45 minutos o hasta que al pinchar el centro del pastel con un palillo, éste salga limpio de masa. Dejamos en el molde durante 20 minutos y desmoldamos sobre una rejilla para que se enfríe totalmente. Con qué acompañar el pastel de zanahorias y nueces Este pastel de zanahorias y nueces nos gusta tomarlo templadito y acompañado de queso crema tipo mascarpone, que como tiene un punto dulce, contrasta perfectamente. Este es un bizcocho muy húmedo, así que se conserva en perfecto estado varios días, eso sí, siempre que esté bien protegido del aire. También te recomendamos Bizcocho de piña con crema de queso y chocolate: no dejes escapar esta jugosa receta Celebramos el Día de la Tarta de Zanahoria o #CarrotCakeDay con la receta definitiva y siete variantes para personalizarla Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar - La noticia Pastel de zanahorias y nueces, receta para una merienda especial fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Unodedos .
Veja Mais

20/02 - Sarmale o rollitos de carne con hojas de repollo, la receta rumana de celebración por antonomasia
La gastronomía rumana es rica, variada y está repleta de platos deliciosos como el sarmale o rollitos de carne con hojas de repollo, el plato de celebración por antonomasia. Es el plato protagonista de las mesas de Navidad y de ocasiones especiales en que se busca agasajar a los invitados (bodas, bautizos, etc), cuando se prepara en grandes cantidades para alimentar muchas bocas. Verdura, carne y cereal están presentes, lo que convierte a los sarmale o rollitos de carne con hojas de repollo en un grandioso plato único. Nuestra versión del sarmale consiste en enrollar una hoja de repollo con una mezcla de carne picada de cordero y arroz, pero estos ingredientes se pueden ajustar al gusto. Es una receta sencilla y, aunque un pelín laboriosa, bien merecedora de incorporar a vuestro recetario. En Directo al Paladar Esta es la receta de albóngidas definitiva Ingredientes Para 4 personas Repollo hojas 8 Carne picada de cordero, ternera, cerdo, pollo,... 250 g Arroz bomba 50 g Cebolla 1 Diente de ajo 2 Salsa de tomate 300 g Aceite de oliva virgen extra Sal Pimienta negra molida Cómo hacer sarmale o rollitos de carne con hojas de repollo Dificultad: Media Tiempo total 1 h 5 m Elaboración 15 m Cocción 50 m Comenzamos por el relleno para que se enfríe antes de montar los sarmale. Para ello pelamos y picamos finamente el ajo y la cebolla. Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y pochamos a fuego suave durante diez minutos o hasta que la cebolla se vea traslúcida. Añadimos la carne picada de cordero, subimos un poco el fuego y removemos para que no se apelmace. A continuación añadimos el arroz y removemos. Incorporamos la salsa de tomate a la sartén, salpimentamos al gusto, tapamos y cocemos a fuego medio durante 20 minutos o hasta que el arroz esté cocido y la mezcla se vea jugosa, pero seca. Dejamos atemperar. Mientras tanto lavamos las hojas de repollo. Llenamos una olla con agua en abundancia y la llevamos a hervor. Introducimos las hojas de repollo y las escaldamos durante 30 segundos. Retiramos, escurrimos y colocamos sobre un trapo limpio para que se sequen. Retiramos la parte del nervio central con un cuchillo afilado, para que sean más fácil de doblar. Colocamos una cucharada de la mezcla de carne y arroz en el centro de cada hoja y doblamos los bordes haciendo paquetitos. Los colocamos sobre la bandeja de una vaporera que colocamos sobre una olla con agua hirviendo y cocemos al vapor durante 20 minutos aproximadamente. Servimos inmediatamente con salsa de tomate. Con qué acompañar los sarmale o rollitos de carne con hojas de repollo Los sarmale o rollitos de carne con hojas de repollo son un plato principal muy completo y de poco se puede acompañar para hacerlo más redondo. Lleva verdura, arroz y carne, así que quizás lo que debamos hacer es tener un buen pan a mano para mojar en la salsa de tomate con la que lo hemos servido. También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Receta de arroz con pollo: un plato único insuperable Receta de paella alicantina - La noticia Sarmale o rollitos de carne con hojas de repollo, la receta rumana de celebración por antonomasia fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Carmen Tía Alia .
Veja Mais

20/02 - Receta de brownie dos chocolates, para darnos un capricho
Hoy compartimos la receta de uno de los pasteles más populares del planeta, el brownie. En Directo al Paladar somos muy aficionados a él y tenemos recetas de brownie para todos los gustos. Desde el legendario de Katherine Hepburn, pasando por el brownie de cacao y marshmallows y terminando por el sorprendente brownie de aguacate. Con esta nueva receta de brownie dos chocolates engrosamos la lista y nos damos un capricho. Porque este es un brownie con una capa crujiente y quebradiza, que esconde en su interior un jugoso bizcocho de chocolate y frutos secos. Imposible no caer en sus redes. En Directo al Paladar Cómo hacer brownie con 3 ingredientes y en 15 minutos Ingredientes Para 12 personas Mantequilla 120 g Chocolate blanco 150 g Chocolate negro 75 g Avellanas peladas y tostadas 75 g Huevo L 2 Azúcar moreno de caña 120 g Harina de repostería 120 g Levadura química 1 cucharadita rasa Cómo hacer brownie dos chocolates Dificultad: Fácil Tiempo total 40 m Elaboración 20 m Cocción 20 m Precalentamos el horno a 180º con calor arriba abajo. Engrasamos o forramos con papel de horno un molde, preferentemente cuadrado de 18 cm de lado. Fundimos la mantequilla con 25 gr de chocolate blanco y 25 gr de chocolate negro, el resto de chocolate lo troceamos y reservamos. Mientras, batimos los huevos con el azúcar hasta que monten y la mezcla quede blanquecina. Agregamos en forma de hilo la mezcla de chocolate y mantequilla fundida cuando esté casi fría y seguimos batiendo. Incorporamos la harina tamizada con el impulsor, y los chocolates y las avellanas troceadas. Vertemos la masa en la bandeja y alisamos la superficie. Horneamos durante unos 20-30 minutos. Vigilaremos el tiempo para que el brownie no se haga en exceso ya que si no perdería toda su jugosidad. Sacamos del horno, dejamos que se enfríe ligeramente y cortamos las porciones antes de servirlo. Con qué acompañar el brownie dos chocolates Lo mejor para degustar correctamente este brownie dos chocolates es tomarlo tibio ya que así el interior estará en su punto óptimo de jugosidad. Si lo acompañamos como manda la tradición, con un poco de helado de vainilla, el contraste de sabores y temperaturas no os dejará indiferentes. Recomiendo siempre dejar más bien el interior crudo, si hacéis la prueba del palillo, en el caso de los brownies debe salir húmedo. También te recomendamos Crema de chocolate y café con mascarpone: receta para enamorar Brownie de frambuesa y queso: la receta perfecta para disfrutar una tarde de sábado Tarta brow-kies: receta entre brownie y cookies de la que no dejaréis ni una miga - La noticia Receta de brownie dos chocolates, para darnos un capricho fue publicada originalmente en Directo al Paladar por Unodedos .
Veja Mais